“No me veo toda mi vida como educadora”

Esta frase me la decia una estudiante hace unos días cuando nos volviamos de clase hacia Gijón. Realmente en ese momento me dejo algo desconcertado y su explicación me pareció bastante coherente. Pero unos días después me dió que pensar al respecto.
¿Acaso la educación social es algo solo para jóvenes? Ciertamente nuestra profesión es bastante nueva, aproximadamente unos 20 años, por lo que es dificil imaginarse a un educador o educadora con más de 55 años o más o ya jubilado (atención, que yo no los conozca no quiere decir que no existan).
La verdad es que yo si que me veo trabajando como educador social toda mi vida, aunque también es verdad que deberé cambiar el estilo e incluso el público objetivo de mi trabajo. Para ello es importante que me recicle profesionalmente, que me sepa adaptar a la realidad cambiante en la que iré desarrollando mi trabajo profesional.
Hemos de aprender en nuestra profesión a saber estar y que nuestros roles educativos cambiarán con la edad y con las personas con las que estemos trabajando. es cierto que no me veo como educador de calle con 55 años, buscando pandillas de chavales por la calle, pero quizás si que puedar estar con toxicomanos o personas sin hogar en esa misma calle, e incluso poder estar con la familia del chaval que otro educador más joven que yo interviene en la calle.
Esta es mi reflexión, como siempre quizás equivocada, y tú ¿que piensas al respecto?

Anuncios

~ por educacionsocialasturias en noviembre 10, 2011.

18 comentarios to ““No me veo toda mi vida como educadora””

  1. La verdad es que yo todavía siento tanta pasión por este trabajo que no me imagino haciendo otra cosa. Incluso alguna vez he dicho la “lindez” de que no me jubilaría nunca. Esto ya no lo pienso con tanta fuerza,,sobre todo algunos días donde desearía no ver a un drogodependiente en 6 meses.
    Aún así, y pensando que este trabajo es increíble, no me imagino lidiando en la plaza cuando ya me vea mayor y cansada para pelear. Me imagino reflexionando, escribiendo, investigando,dando clases…transmitiendo a otros jóvenes y optimistas todo lo aprendido (que será muchísimo) en mi trayectoria profesional.

  2. No está equivocada esta manera de pensar (y actuar). Es buena parte de la lógica humana y su capacidad de resistencia. Al igual que un minero no aguanta toda la vida en el pozo ni un policia se presta a correr tras un delincuente con 62 años y algo más de kilos.

  3. En Asturias ya tenemos una educadora social jubilada del año pasado y pensando en su trayectoria,fue cambiando con el tiempo, se retiró siendo educadora en el equipo territorial del área IV, con labores de coordinación y vuelco de datos,etc.
    Yo sí me veo educadora toda la vida, no porque piense seguir hasta que me jubile en la profesión, la vida da muchas vueltas. Si no porque mientras la magia me acompañe, soy capaz de llegar a cualquiera. Otra cosa será que cambie mi ocupación,como ya he hecho otras veces, porque yo quiera o no me quede más remedio.

  4. Yo siempre me digo, no me veo con el mismo colectivo toda la vida, (perfil, turnos…), y creo que es positivo el tener este pensamiento, cuando uno cambia de colectivo, es un volver a empezar, es aprender y enfrentarse eso en si mismo es un reciclaje (necesario, obligatorio diría yo)… necesitamos irnos para poder volver!!!

  5. Pues yo tento ya 56 años y efectivamente soy de las educadoras más mayores de entre los y las educadoras de alrededor. Y es que hasta donde yo recuerdo y antes de hacerlo profesionalmente , ya era educadora . Si, he ido cambiando de funciones, de territorio .. y en los últimos tiempos en funciones de coordinación, acompañando a educadores/as más jóvenes; mediando con la administración…. y he de decir que estas funciones son las que más me han cansado . Ahora , estoy nuevamente en la relación directa con familias en situación de riesgo y me sigue activando y apasionando, también acompañando y a educadores/as más jóvenes que me aportan toda la energía que a veces me falta y además me siento cuidada, así que no me imagino haciendo otra cosa, quizá de otra forma ….. más libre en tiempos y dedicación , quizá permitiendome un poco más de descanso , etc., Creo que porque no solo trabajo como educadora , sino porque soy educadora ,

  6. la pasion con la que realices tu trabajo, hara q te recicles, q avances, orientes , interactues y estes siempre en un proceso de aprendizaje continuo y siempre podras realizar un buen trabajo como educador/a…. No educan los abuelos a sus nietos?, No aprendemos de nuestros mayores??? .. Yo aunque tenga 100 años seguire siendo educadora ;))

  7. ¡Qué miedo me dáis! Curiosamente tengo 55 años, he acabado recientemente la diplomatura en la UNED y estoy con un programa de sensibilización intercultural en colegios para niños y jóvenes de 6 a 16 años. ¿La vida al revés? No. Simplemente se acabaron las vidas rectas, previsibles y “al derechas”. ¡Muchos ánimos! Por vuestros comentarios, ¡no os queda casi nada para esa dorada jubilación!

  8. Pues yo soy un poco atípica o quizá un “mucho”. Tengo 65 años y empecé a estudiar a los 60 esta apasionante profesión, aunque he llevado toda mi vida actuando como educadora social por vocación y pienso seguir hasta al final.

    • He acabado Educación Social ahora, a mis 50 años. Lo mío es vocacional y por supuesto busco trabajo, sería mi segundo sueño cumplido: trabajar cómo educadora toda mi vida,. El primero ha sido conseguir mi título y no sin dificultades,

  9. Para mi la educación social se lleva dentro, yo soy educadora dentro y fuera de casa, trabajando y en el paro, con mi pareja, con mi padre/madre, con mis amig@s. Siempre y a todas horas soy educadora pienso cómo una educadora y actúo cómo una educadora. Por tanto, estoy segura que seré siempre una Educadora Social.

  10. No tengo yo la idea de que haya que cambiar de “colectivo”, trabajamos con personas y pienso que la función del educador es ser capar de alojar algo de la particularidad de las personas, acompañar y escuchar.

    Pienso que hay que continuar perseverando en la dignificación de nuestra profesión y en crear un discurso sólido, coherente y que atienda a las subjetividades de nuestra época.

  11. Por cierto, muy bueno el artículo!!

  12. Pienso que esta profesión, igual que la de ser “padres/madres” es para toda la vida. De alguna manera, tanto de forma consciente como insconciente todos/as somos educadores/as, todas/os transmitimos algo, positivo o negativo, a quienes nos rodean.
    La sociedad nos educa, nosotros/as educamos continuamente por lo que tenemos que estar en formación permanente por lo que pueda venir.

  13. Gracias a l@s colegas veteranos de vida por compartir vuestra visión,es emocionante.

  14. Gracias a todos por animar así a los que estamos empezando. Estoy de acuerdo con quién dice que eres educador siempre, creo que no lo puedes evitar aunque quieras. Con tus amig@s, conocid@s, herman@s y padres o madres, unos u otros nos acompañan siempre y nuestra postura va a ser la de un educador social. Me ha gustado eso de no solo trabajo de educadora, sino que soy educadora. GRACIAS!

  15. No creo que la edad tenga nada que ver con los diferentes colectivos con los que podemos trabajar. Yo la verdad es que tengo mucha suerte, trabajo con todo tipo, desde la infancia, adolescentes, jóvenes, adultas/os y mayores. Y mira que casualidad que es con los y las adolescentes en dónde me encuetro más agusto, y mi edad, no estoy en la preadolescencia. No es la edad, es como interactuar, como empatizar, como entender al otro/a, y como te entiendes a ti. se puedeescribir mucho, pero dejo en el aire una reflexión, y la experiencia?, no cuenta.

  16. Creo que en muchos de estos comentarios estamos mezclando diferentes términos, por un lado el educador social, como profesional de los servicios sociales o comunitarios, y por otro el hecho de entender la educación social como una forma de vida… en esta última estoy de acuerdo en que nunca dejaremos de ser educadores sociales los que realmente creemos en ella como una forma de ser persona. Pero en cuanto a la profesional… cada uno tendrá que ser capaz de valorar sus posibilidades como profesional, al igual que valoramos a las personas con las que trabajamos, para poder ir afrontando sus problemas y ofrecer posibles soluciones, tendremos que ir haciéndolo con nuestra vida profesional. El problema estriba en esto último, ya que yo con mis 40 años, y cerca de 15 dedicándome plenamente a ser educador social con adolescentes, infantes y jóvenes, creo que puedo seguir aportando mucho, pero también creo que físicamente no puedo llegar a todo como antiguamente (no sólo es cansancio físico, es también una necesidad vital personal, uno tiene familia, y hay que dedicar tiempo a estos “seres queridos” que son los que de forma invisible nos apoyan en nuestro trabajo). ¿Hacía dónde evolucionar profesionalmente? ese es el dilema, convertirnos en “trabajadores sociales”, cambiar de perfiles, hacerse funcionario, o cambiar de profesión. Espero respuestas o comentarios, sobre las diferentes posibilidades, yo tengo diversas opiniones al respecto, pero no quiero ser un pesado del blog… al menos en un solo téxto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: