A vueltas con lo vocacional y con el “descanso”

Bueno estos días en el 7º Congreso de Educación Social he podido oír que nuestra profesión es de compromiso y de militancia. Que somos Educadores Sociales las 24 horas del día y que uno nuestros grandes problemas es el llevarnos el trabajo a casa.

Muchas otras profesiones se llevan el trabajo a casa; unos llevándose exámenes para corregir o trabajos; otros llevándose tal o cual proyecto para terminar; u otros muchos el teléfono que les mantiene atentos todo ese tiempo… y así podríamos seguir un buen rato.

Pero lo que nos diferencia (también no tanto) es cuando nos llevamos la situación de tal o cual persona; ¿que estará haciendo ahora? ¿estará consumiendo? ¿la estarán maltratando? ¿habrá llegado a su casa?… y tantas y tantas preguntas que podernos hacer cada día. Eso nos quita de poder estar con nuestras familias, hacer relaciones con nuestras cuadrillas. Eso es parte del trabajo, hemos de buscar momentos de conectar con otras partes de nuestra vida. Conectar con los otros, los que no son destinatarios de nuestro trabajo, tenemos que buscar esos momentos de oxigenación, de cuidarnos, querernos y eso nos ayudará a quererles y cuidarles. burnout.jpg

Somos educadores las 24 horas porque nuestra mirada es social, no es de otra forma, no puede ni (me atrevo a decir) debe serlo. Nuestros ojos son críticos, cuando compramos ropa, comida… cuando vemos la tv, cuando miramos internet, cuando escuchamos la radio e incluso la música que elegimos (cuantas veces nos hemos quedado con una letra para usarla en tal o cual momento; o hemos visto una película o serie y una imagen nos serviría para tal o cual actividad). Esa es la mirada social, el ser educador social las 24 horas; no es llevarnos el curro a casa, ya que eso no es sano.

Y somos vocacionales. Puede ser que alguno/a haya estudiado otra carrera (normalmente de humanidades, pero tengo otros ejemplos) y que con el tiempo haya dedicado su trabajo al servicio de las personas (eso es lo que muchos habilitados han hecho; descubrir su vocación más tarde que otros). La vocación tiene connotaciones religiosas, y así lo pone la RAE en la primera acepción. Pero también dice que lo es respecto de las profesiones (un médico es vocacional, un maestro también… y así podríamos seguir con unas cuantas). Pero cuando uno es joven se acerca a ayudar a otros y eso puede despertar esa “llamada” a estar, acompañar a otros (voy a huir la palabra de ayudar a otros porque a mi tampoco me gusta).

En Asturias es triste ver que en la UNIOVI sean tan pocos los matriculados, y lo siento pero esa vocación la tienen más de los que están estudiando la titulación y muchos de ellos van a estudiar Trabajo Social (pensando que son “iguales”) queriendo hacer Educación Social… y los que más claro lo tienen (no quiero generalizar) lo hagan por la UNED ya que es pública y la otra posibilidad es en la privada; pero eso es otro tema.

En fin, es una opinión. Que seguramente tenga muchas lagunas y muchas personas puedan rebatirme o apoyar la idea con sus comentarios (que siempre agradezco).

Anuncios

~ por educacionsocialasturias en abril 22, 2016.

Una respuesta to “A vueltas con lo vocacional y con el “descanso””

  1. Encantada de conocerte y ahora seguirte. Estoy conectada contigo!! Me gusta tu post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: