La Educación Social, una profesión de continua denuncia

carnavaldeblogs_cast

Se me ocurría titular este post así, después del intenso día que celebramos por las redes sociales y con multitud de actividades que los Colegios Profesionales están programando a lo largo de este mes.

Si algo caracteriza nuestra profesión es la denuncia; pero últimamente nos hemos centrado en la denuncia de nuestras condiciones de trabajo (muy, demasiado precarias), del continuo intrusismo al que nos vemos obligados a “disfrutar”, a la invisibilidad que las instituciones políticas y públicas nos tienen y así podría seguir escribiendo y que todo/as conocéis.

Pero también vivimos en una sociedad en la que nuestra participación como educadores/as sociales ha de ser visible. Es verdad que hacemos muchos acompañamientos, tanto a adolescentes, como niños/as, jóvenes, adultos, ancianos/as; hacemos mediación, trabajamos en la educación no formal e informal; estamos en bastantes más lugares de los que muchos/as creen que estamos. Nuestra presencia es “invisible”, trabajamos con y por las personas… pero ¿dónde queda la denuncia explícita? ¿dónde está nuestra presencia entre las instituciones en las que trabajamos, tanto públicas como privadas?

En esto quiero incidir con nuestro trabajo. Vemos cada día un montón de situaciones de injusticia, en las que las personas a las que servimos sufren. Y esa empatía que nos caracteriza (o por lo menos debería ser así) debiera hacernos ponernos tanto tristes como de mala leche. Pero luego aparece “pepito grillo” y nos dice al oído que tengamos cuidado con lo que hacemos y decimos que nuestra entidad puede peligrar tal o cual subvención o ayuda (tanto pública como privada) o si estamos como funcionarios pueden llamarnos la atención (en este caso, que desconozco bastante, creo que se puede ser más libre para denunciar y decir lo que está mal).
Lamentablemente no tengo una barita mágica para decir como ser más libre y poder denunciar sin costes lo que pasa.
He sufrido de cerca las consecuencias de posicionarse ante una situación de injusticia en la que muchas personas sufren cada día; y la verdad es que por un lado estás contento de poder haberlo hecho, pero por otro lado triste por las consecuencias tanto para las personas a las que servimos como a los/as trabajadores/as de la entidad. Pero en la base están las personas, y sin institución esas personas pueden quedar desprotegidas; es la “pescadilla que se muerde la cola”.

Los derechos de la ciudadanía están en manos de unos pocos, ya que hacen con ellos lo que quieren; nosotros debemos ser los “pepitos grillos” de esos que hacen lo que quieren con los derechos de todos/as. Tenemos que saber y aprender a trabajar por ello; y eso es un continuo aprendizaje ya que los métodos de ayer seguramente hoy no sirvan, me refiero a la denuncia de las injusticias.
La denuncia ha de ser parte de nuestro “adn”, no solo la denuncia de nuestras propias condiciones laborales y demás; la denuncia de las situaciones de injusticia que viven tantos hombres y mujeres; aunque eso supongan consecuencias… quizás si diésemos a conocer más las consecuencias de las denuncias movilizaría más a la sociedad y nos apoyase en nuestro trabajo tanto en las entidades privadas como públicas.

Seguramente no estés nada de acuerdo conmigo o muy de acuerdo, espero tu comentario.

Y para ilustrar el post se me ocurría un nuevo meme, con algo de mala leche y sarcasmo, pero espero que se entienda.

boardroom-suggestion-04102016001405

Anuncios

~ por educacionsocialasturias en octubre 4, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: