Días fructíferos

Hoy ha sido uno de esos días en los que puedo dormir tranquilo, las cosas ruedan o quizás la frase que mejor refleja el día es “me encanta que los planes salgan bien”.

Y no es que los planes del día hayan salido bien, sino que las cosas que han pasado a mi alrededor han sido buenas. Llevo muchos años con un proyecto de voluntariado de apoyo escolar con niños y niñas de primaria (de 4º a 6º) y es he de reconocer que es un lujo poder contar con chicos y chicas de bachiller y de universidad quieran dedicar un par de horas de su tiempo libre para ayudar a estos niños y niñas a realizar sus deberes, a responder dudas, e incluso a ver más allá. Y es aquí donde tengo que alegrarme del lujo de la cercanía, un voluntario/a con 2 o 3 niños/as puede darse cuenta de muchas cosas y hoy la voluntaria ha podido ver alguna dificultad en uno/a de los niños/as. Se lo trasladaremos a las personas responsables del centro y veremos como evoluciona; pero sobre todo lo que me alegro es que los voluntarios/as puedan ver más allá y no sean meros activos que solo hacen el apoyo escolar y nada más. Ojalá esto sirva para algo y el niño/a pueda resolver sus problemas escolares gracias a que alguien se fijó algo más de solo hacer los deberes.

Cuando volvía para casa, ensimismado en mis pensamientos y alegre por lo sucedido. Me fijé en un hombre que estaba sentado en el suelo con un tetrabrick de vino, pero en este caso no era un “hombre más”, era una persona que hasta hace dos días estaba en el lugar donde trabajo y cuando salí el lunes por la mañana de trabajar no sabíamos nada de él. No me acerqué a él ya que no le vi en condiciones de poder hablar, llamé a mis compañeros de trabajo y les informé donde estaba y en que condiciones. Espero que sabiendo la situación podamos resolver las cosas lo mejor posible y con la prontitud necesaria. Esto es algo que suelo pensar mucho, ¿si me encuentro con alguna persona que pasó por mi centro de trabajo me acercaré a preguntar que tal está? ¿pasaré de largo? Yo creo que deben de darse las circunstancias más adecuadas para acercarme y una de ellas es que la persona esté en condiciones de responder e incluso de poder entablar una conversación, hoy no era ese momento pero creo que actué en consecuencia. ¿Vosotros/as que hacéis cuando os pasa algo parecido? Sobre todo con personas drogodependientes, transeúntes, o similares.

Anuncios

~ por educacionsocialasturias en febrero 20, 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: