Educación Social, una profesión de mierda…

La verdad es que la participación este año en el “Carnaval de Blogs” que nos propone el Col·legi d’Educadores i Educadors Socials de Catalunya es un tema farragoso. Siempre nos dedicamos a decir que nuestro trabajo es precioso, vocacional, pero todas sabemos que después de una jornada laboral (en ocasiones de más horas de las que debieran ser) llegamos a casa hechas una mierda, cansadas, tristes, agobiadas, sin poder descansar, dormir y dándole vueltas a lo sucedido durante la jornada.

Es una mierda, una verdadera mierda. Y en demasiadas ocasiones no somos capaces de recuperarnos para al día siguiente volver al trabajo con alegría, ganas y buen humor… y esto se va acumulando. Además de tener unos horarios de mierda, un sueldo de mierda y con personas que en ocasiones no nos tratan bien o con cariño; aunque nosotras les devolvamos integridad, escucha, buen humor, cariño y preocupación.

De esto ya escribí anteriormente , pero seguimos igual. Seguimos teniendo un trabajo de mierda y una vida de mierda. ¿Porqué? Pues, porque no sabemos cuidarnos. Creemos que sabemos, pero no damos con la clave para hacerlo.

Cada persona es un mundo, y de eso creo que sabemos algo, y nosotras somos personas. Cada una tiene que dar con la clave para descansar, para poder ser persona cada vez que sale de trabajar (durante el trabajo lo somos, obviamente), pero recuperarnos y recuperar la batería. Creemos que la batería se carga sola, pero no tenemos carga solar, ni eólica (por ser cargas ecológicas). Dar con la clave es muy importante. Y lo siento, pero no voy a daros la solución, porque tampoco la tengo. Yo utilizo mis propias herramientas que se que a mi me sirven, pero no tienen porqué servir a otras personas.

Nuestra energía es nuestra fuerza. Debemos cargarnos de energía, para poder ser fuertes cada día en el trabajo con personas, que nos afecte lo mínimo posible esos horarios, esos sueldos, esos ratios, sobrecargas y otros aspectos que pueden desgastar y hundir.

Amigas y amigos, compañeras y compañeros. Puede servir hablarlo, compartirlo, escribirlo, sacarlo fuera de nosotras. No quedarse ya que eso es lo que desgasta nuestra energía.

Debemos ser fuertes para acoger las vidas de las personas con las que trabajamos, que ya tienen vidas duras, desgarradas, y complicadas para que las nuestras sean similares. Aprendamos a recargar, a vivir, y no a sobrevivir. Porque otras personas nos necesitan.

 

~ por educacionsocialasturias en octubre 2, 2019.

Una respuesta to “Educación Social, una profesión de mierda…”

  1. […] semana pasada escribía un post sobre cuidarnos y como nos afecta al trabajo estar hechas una mierda, vivir como una mierda, y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: