Hasta la próxima

Hace unos días moría una de las personas del lugar donde trabajo, este era de los que en ocasiones llamamos “históricos” en muchos de nuestros lugares de trabajo. Llevan muchos años compartiendo el espacio y el tiempo con nosotros, en muchas ocasiones ya se encuentran totalmente institucionalizados (eso es uno de los mayores problemas que tenemos en el trabajo de educador social, pero hoy no es el día para hablar de esto).

Esta persona en concreto llevaba más tiempo que yo trabajando allí, ya estaba enfermo desde entonces y a lo largo de los años el deterioro se va dando poco a poco. Sabes que en algún momento pasará aquello que nunca quieres que pase; pero somos finitos y en cualquier momento puedes encontrarte con la noticia.

Su deterioro ha sido grande en cuestión de unas pocas semanas. Pero en su momento se decidió que esos últimos momentos los pasase en casa, su casa; y por lo menos acompañado por aquellas personas que le conocíamos, y le habíamos cuidado en los últimos años. Son de esas cosas que ya sabes que te dará “más trabajo”, pero lo humano es anterior a todo ello y que toda asistencia médica que necesitase se le diese en la casa. Que el resto de personas que viven en la casa pudiesen compartir con él ese tiempo.

Él no era demasiado consciente de lo que le estaba pasando, aunque algo intuía. Buscaba la mano del educador o educadora para una caricia, para un abrazo… en estos tiempos en los que tenemos “regulados o prohibidos” esos detalles de humanidad y que queréis que os diga, nosotros lo hacíamos, conversaciones con nosotros agradeciendo nuestro trabajo, que le hayamos ayudado y querido. Con eso es lo que yo me quedo, la tristeza de estos días, en los que estoy de vacaciones, se hace más llevadera al pensar en que le acompañamos, le quisimos, nos reímos…

Ahora viene la despedida de todas, su habitación se volverá a usar con otra persona, pero él siempre estará presente ya que formo parte de nuestro día a día durante mucho tiempo. Tendremos que acompañar al resto de personas de la casa, muchas de ellas están en situaciones similares y eso es nuestro día a día, pero en ocasiones se hace más difícil cuando el vínculo es más largo o fuerte (que se suele hacer con el tiempo).

Que la tierra te sea leve.

~ por educacionsocialasturias en octubre 11, 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: