Cayetanos

Cayetanos, Cayetanas… Nunca tendré entre las personas que acompaño alguien llamado así. Primero porque la gran mayoría viven en el sur de España (en Huelva viven 1’08 de cada mil o en Sevilla 0’81 de cada mil) y yo trabajo en el norte, pero eso no es la razón principal.

Esa imagen que tenemos de que son aquellas que se manifestaban en el barrio de Salamanca en Madrid o por la canción de Carolina Durante donde se describe más o menos esas personas o ese colectivo, o como describe Alvaro Cassares en tik-tok «Como ser un Cayetano Bien». Recuerdo con cariño la divertida película «El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo» de Santiago Segura y Javier Gutiérrez.

Bueno, a lo que voy, las personas con las que muchas de nosotras trabajamos seguramente se llamen Antonio, Carmen, Säid, Brian, Mireia, Javier o Mohamed y muchos otros nombres que podéis tener en mente.

Trabajamos, normalmente, con personas en exclusión o riesgo de exclusión. Y en ese ámbito es muy difícil que podamos encontrar un Cayetano o un Borjamari. En muchas ocasiones los nombres también definen el lugar de procedencia además de muchas más cosas, no siempre. Quizás esté prejuzgando o dando por supuesto algo que no es real, es una suposición; pero no creo que en las 3000 viviendas (Sevilla), San Francisco (Bilbao), San Blas (Madrid) o Ventanielles (Oviedo) encontremos una persona con esos nombres.

Los cayetanos o borjamaris cuando quieren dejar la droga van a una clínica privada, o estudian en colegios privados donde «no» existe el bullying o en esos mismos centros educativos no podamos ir a dar una charla de sexualidad o drogas o cualquier otro tema conflictivo, o sus familias son lo suficientemente amplias para poder acoger a quien queda solo y poder cuidar.

En fin, trabajamos con aquellas personas que no tienen o tienen escaso entorno familiar. Con aquellas que no tienen el suficiente dinero para ir a una clínica privada con grandes medios para una desintoxicación, que no es lo mismo que dejar la droga y cambiar de estilo de vida, algo que sabemos que no es tan fácil según que situación vital podeos tener alrededor. O estudian es colegios públicos de barrio periférico donde los casos de bullying, de abandono y otras situaciones es mucho mayor.

¿Estáis de acuerdo con esta pequeña reflexión? Gracias por vuestros aportes y comentarios que me ayudan a mejorar.

~ por educacionsocialasturias en noviembre 13, 2021.

Una respuesta to “Cayetanos”

  1. Así es Alberto, y cuántos “Cayetano y borjamaris” a pesar de los medios materiales de sus familias siguen excluidos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: